Recomendaciones psicopedagógicas para educar en tiempos de crisis

educar en tiempos de crisis psicopedagógicas Recomendaciones psicopedagógicas

 

La escuela debe representar una fuente de apoyo que le provea a cada estudiante la ayuda necesaria para manejar y superar las experiencias traumáticas a las cuales les expone la vida.

La escuela debe ser un espacio habitado por profesionales empáticos, sensibles y creativos que puedan transmitir calma, modelar autocontrol y desarrollar actividades ingeniosas que atiendan, tanto la dimensión emocional, como la cognitiva.

A continuación ANISA le presenta algunas sugerencias de actividades apropiadas para educar en tiempos de crisis.

  • Organice grupos pequeños de estudiantes para que comenten sobre sus experiencias durante el evento.  Ayúdeles a entender lo ocurrido. Fomente que todos logren expresarse.  Permita que hablen libremente de sus sentimientos durante el suceso.
  • Hágale saber a sus alumnos que sus reacciones fueron y son normales y que usted también se sintió como ellos.
  • Organice actividades de escritura dirigidas a la:
    • narración de los sucesos más importantes del evento
    • exposición de los pensamientos y sentimientos antes, durante y después del suceso
    • descripción detallada de lo que implica el evento ocurrido
    • comparación de los efectos del suceso con otros ocurridos en o fuera del país
  • Anímeles a escribir, dibujar o colorear acerca del evento; esto le ayudará a usted, a entender cuál es la percepción de sus alumnos, acerca de lo ocurrido.
  • Demuestre y dirija técnicas de relajación como:
    • respiración profunda
    • relajación muscular
    • musicoterapia
    • visualización de escenas que resaltan paz y tranquilidad
  • Invite a miembros optimistas de la comunidad escolar para que compartan sus esperanzas de recuperación con los miembros del grupo.
  • Invite a miembros de la comunidad escolar para involucrarlos en el desarrollo de Centros de Apoyo que promuevan actividades que faciliten el desarrollo integral de sus estudiantes.
  • Planifique y desarrolle actividades de juegos tradicionales que la diversión no depende, necesariamente, de medios electrónicos.
  • Seleccione textos que describan historias reales o ficticias de personajes resilientes que le faciliten el desarrollo de lecciones que  integren las distintas materias.
  • Cree grupos y elaboren planes de ayuda para que le den apoyo a los niños y a las niñas que fueron afectados severamente por el evento.
  • Planifique y dirija actividades de aprendizaje para el desarrollo de uno o más proyectos grupales dirigidos a atender necesidades en la escuela  o en la comunidad mientras desarrolla las destrezas de sus materias.
  • Desarrolle un taller de manualidades (tejido, cerámica, floristería, etc) para regalar y demostrar la empatía con los más afectados.

    Publicación más antigua


    Dejar un comentario