La comprensión lectora

Leer es comprender. No importa cuan bien escrito esté un texto, o cuan interesante sea el mensaje que encierre, no serviría de nada si no cuenta con alguien que lo lea y lo comprenda. Durante el proceso lector, utilizamos nuestras habilidades, destrezas y las competencias que hemos desarrollado, para descomponer, o analizar, el código que guarda el mensaje al que queremos acceder.  Luego, automáticamente en el lector diestro, volvemos a unir lo leído.  Es entonces que podemos entender lo que leemos.  Comprender es un acto de síntesis. 

De acuerdo a David Sousa, autor del libro How the brain learns to read, la comprensión lectora es un proceso cognitivo complejo, cuyo éxito depende de varios componentes.  Este se realiza cuando los(as) lectores pueden relacionar, de forma activa, las ideas presentadas en el texto con su propio conocimiento y experiencias y, así, construir representaciones mentales.  La comprensión lectora de los(as) estudiantes puede mejorar a través de una enseñanza directa y explícita que los(as) ayude a utilizar estrategias específicas para poder buscar el sentido de un pasaje. 

Entre las estrategias de comprensión que se deben enseñar, están:

  • Auto-monitoreo: cada estudiante debe desarrollar la capacidad de verificar si está derivando algún mensaje del texto y si este es el correcto. 
  • Organizadores gráficos y semánticos:  en ocasiones, algunos(as) estudiantes necesitarán construir un organizador gráfico que les ayude a visualizar la información del texto. 
  • Contestar preguntas:  las preguntas han sido, y continuarán siendo, esenciales en el proceso de derivación de significados.  Es a través de estas que los(as) estudiantes pueden practicar regularmente las destrezas de alto nivel.  El(La) maestro(a) debe asegurarse de preparar, o de que el material utilizado provea, preguntas que cubran los diferentes niveles de pensamiento.
  • Generar preguntas:  cuando existen dudas, el(la) estudiante debe hacer preguntas para clarificar.  En ocasiones esta clarificación se llevará a cabo en una transacción con el mismo texto.  En otras, el(la) maestro(a) jugará un papel de facilitador al guiar el proceso de búsqueda de significado del(de la) estudiante.
  • Reconocer la estructura del texto:  a través de la exposición a los diversos géneros, y por medio de la enseñanza directa, no solo de las características del contenido del texto sino también de su forma, el(la) estudiante se familiariza con diferentes tipos de texto.  De esta forma, al reconocer la estructura, digamos de una entrevista, se facilitará el proceso de descifrar el significado que esta encierra, porque se conocerá, con solo mirar el formato del documento, el propósito que este tipo de escrito usualmente posee.

Mientras aprenden a leer y progresan en el proceso, los(as) estudiantes van dominando distintos niveles de comprensión lectora. Entre estos se encuentran:

  • Nivel de comprensión literal
    Un(a) estudiante domina este nivel cuando comprende la información que se encuentra directamente contenida en el texto.  El(La) lector(a) puede decodificar, retiene los datos leídos y ordena la secuencia de los eventos.  A este nivel, el(la) estudiante no llega a comprender la intención del autor ni infiere significados adicionales de la lectura.
  • Nivel de comprensión inferencial
    Tras leer un texto a este nivel, el(la) lector(a) podrá utilizar la información contenida en este para formular inferencias e hipótesis.  Estas pueden incluir relaciones, causas y efectos, comparaciones y secuencias.  El(La) lector(a) completará este nivel si puede reconocer la idea principal del texto y la intención del autor.  También es necesario que pueda resumir el texto y clasificar y utilizar el contexto.  Al completar este nivel, el(la) lector(a) podrá compenetrarse con el texto. 
  • En el paso anterior, el(la) lector(a) logró comprender el texto; en este paso, se establecen juicios críticos sobre lo que se ha leído.  Tras la lectura, al completar este nivel, se aprecia la información leída, se justifican las opiniones, se verifica la precisión de la información, se reconocen e identifican las técnicas de persuasión utilizadas, se hacen deducciones y se llega a conclusiones. 
  • Nivel de comprensión creativa
    Al alcanzar este nivel, el(la) lector(a) puede verse provocado a ir más allá del texto.  Esto puede incluir obtener otra conclusión, aplicar lo leído a otras experiencias personales, etc.  También podría incluir el desarrollo de obras creativas.  En este nivel se involucra tanto la sensibilidad como la inteligencia.
  •  Nivel dialógico
    El(La) lector(a) puede establecer comparaciones con sus propios conocimientos.  Partiendo de la información recibida del texto, acepta o rechaza lo planteado en este “dialogar” con el(la) autor(a), con los personajes, con otras obras que ha leído antes, etc. 

 Es importante tener en mente que el progreso en estos niveles se da dentro de un continuo; o sea, existen distintos niveles de complejidad dentro de cada nivel.  Por ejemplo, un(a) niño(a) puede alcanzar un nivel de comprensión literal de un texto sencillo en una primera lectura, mientras que un adulto puede mantenerse en este nivel luego de varias lecturas de un texto complejo.  El progreso es paulatino en todos los niveles.


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario